652 días en Uganda


Personal

Hace dos años Fernando Tato y Adrián Castiñeiras me dijeron que iban a rodar un corto, el primero como director de Fernando. Yo quería trabajar con ellos por la amistad que tenemos y porque sus aventuras con su productora KrakenFilms siempre son interesantes. Planteamos la idea de hacer un making-of. Desde hace un tiempo estoy interesado en contar historias con lo mínimo, sin depender de largos tiempos de desarrollo, saliendo a grabar teniendo solo una noción ligera de adonde quieres llegar y qué dirección tomar, así que me propuse empezar a grabarles mientras preparaban el rodaje, a ver que pasaba.

Este tipo de rodaje en solitario, one-man/woman, solo con la cámara haciendo seguimiento de lo que está sucediendo delante de ti, me resulta muy estimulante. Era la primera vez que hacía algo así, sin planificación de ningún tipo, solo la intuición inicial como guía y la capacidad de reacción en el momento, pero con el objetivo de conseguir una historia estructurada, con su principio y su final, y sus baches, sus vericuetos, buscando el drama y la emoción que siempre hay en cualquier actividad. En fin, buscando contar una pequeña historia.

La idea era centrarme en la figura de Fernando Tato, el director, seguirlo muy de cerca y tratar de acceder a algún trocito de su intimidad, eso es lo que creía que le podría dar valor a la historia. Fue algo sencillo, solo grabé 3 días en total, pero creo que sí encontramos algo, gracias a la apertura y generosidad de Fer y del resto de “personajes” que aparecen en la historia.

Captura de pantalla 2019-02-16 a las 10.54.10

 

Captura de pantalla 2019-02-16 a las 10.59.43

 

Captura de pantalla 2019-02-16 a las 10.55.28

 

Captura de pantalla 2019-02-16 a las 10.53.28